El diseño web amateur triunfa en México

El diseño web amateur triunfa en México

México se está poniendo las pilas y se está modernizando en muchos sentidos. Uno de ellos es su relación con Internet en las webs, donde siempre han destacado con el porno amateur mexicano, pero quizá la estructura y diseño no eran sus puntos fuertes. Sin embargo, la cantidad de herramientas, gratis o de pago, que hay actualmente en el mercado les está ayudando a mejorar ostensiblemente.

Parece que están aprovechando el influjo de todo lo que sucede en su país vecino, Estados Unidos, para empaparse de lo que es una web bien estructurada y diseñada, de manera que sus páginas no parecen de otra época ni dejan de explotar todas las funcionalidades existentes.

Tendencias en el diseño en 2016

Usar de animaciones: las microinteracciones son la oportunidad perfecta para desarrollar todo el talento en el diseño, como por ejemplo con los anuncios. Las animaciones los hacen más divertidos y el movimiento atrae la atención, que a menudo es su principal objetivo.

Evitar interacciones no deseadas: es un error común sobrecargar la web con microinteracciones. Se debe empezar por las funciones más básicas y ver cómo los usuarios responden. Si recibimos comentarios positivos al respecto, esa es la luz verde que necesitábamos para añadir más.

Utilizar el humor para el texto: las llamadas a la acción o los mensajes de error como páginas 404 son propicias para dar rienda suelta a nuestro sentido del humor. En lugar de los típicos textos por defecto, aprovecha la oportunidad para hacer algo más original y personal.

404

Diseño minimalista: el contenido sigue siendo el rey y en él tenemos que pensar al diseñar una web. Eliminar todas las distracciones para mantener el foco en el contenido, por eso cada vez triunfan más las plantillas minimalistas en páginas como WordPress.

Las virtudes del minimalismo

Una de las grandes ventajas de una web minimalista es que su simplicidad permite eliminar todas las distracciones que veíamos en las páginas de la década pasada; se intentaba incluir toda la información posible como fuera, con enlaces e imágenes accesorias que acababan por disminuir la calidad de la experiencia del usuario. Cada pantalla debería contener únicamente una imagen para que sea realmente protagonista. Asimismo, cuantos menos elementos haya en pantalla, más relevancia se les otorga.

El texto también debe ir al grano, sin lenguajes artificiales para poder conseguir clics en enlaces o subir puestos en buscadores. Hay que pensar un poco más en el usuario y no tanto en el SEO. Por último, la elección de los colores y la tipografía sigue siendo una de las claras señas de identidad de una web, así que no escatimes tiempo ni esfuerzos a la hora de hacer una buena selección en ese sentido, especialmente si se trata de una herramienta para fomentar el branding de una empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *